15 abril 2011

Saudade (pongamos que hablo de Brasil)


Pasan los festivales. Las despedidas, las gratitudes de rigor y corazón. Los hasta pronto. 
Pasamos, pasan.

Cada quien vuelve a su rutina nacional-la mía sigue siendo la viajera- la ciudad atrapa, la ausencia se compensa con más y más horas de actualizaciones. Si sumamos el cansancio y blablabá, el espacio de reflexión, el análisis de lo que dejó el encuentro, llega aislado, individual y tácito. 






Así las cosas, también fui atrapado por la rutina espiral, bajé del avión y me subí a otro(s) de inmediato.
No quiero dejar la puerta abierta de este lado. FIMPRO ha resultado, para el adentro (los protagonistas) una de esas perlas anheladas: hemos sido bien cuidados, los hoteles impecables, los vuelos pagados por el festival, llevados y traídos. Sumado a lo básico que a veces inexplicablemente se soslaya: mucho o poco, los actores cobramos por nuestro trabajo.
Del lado del público, la doble sede del encuentro se sorprendió con los montajes; también los improvisadores locales se veían desbordados de tanta nueva información. 
España, Argentina, Colombia, Brasil. Hubo intercambio y aprendizaje para quien quiere seguir aprendiendo; hubiera sido mayor si algunas funciones no se superponían en días y horas.


Frank Totino, manager, amigo y primera mano de K. Johnstone (uno de los Adanes que vivió en el génesis de la impro), fue una de las notas de excelencia de la programación de talleres. Frank ya es uno más de la tropa latina, todos aprendemos con él, y supongo algo de fascinación en ver lo que se hace con la técnica al sur del Colorado.


Para mí, la revelación estuvo en el taller de Walter Thompson. Un insert vale más de mil palabras: 






Ahora, un par de semanas después, en Portugal,  per-versiono el Sounpainting en un taller, con algarabía de los talleristas y mía, torpezas de ambos.


Siguiendo en el plano  personal FIMPRO, mi actividad fue múltiple: 
  • Solo de Impro (en una de las funciones, W.Thompson jugó conmigo su soundpainting)
  • LINKS x Improcrash (jugué dos noches)
  • Improlandia (dirigido por Patricia Pinho, la versión carioca)
  • Como jugador en el Match para -viva siempre- Impromadrid.
  • Sin contar el greacioso desmadre colectivo que fue la última improvisación con Barbixas en Belo Horizonte.
  • Participante en el taller de Thompson. Docente en dos workshops, uno del FIMPRO y otro organizado por la amiga Lala en Sao Paulo.




Gran festival entre grandes festivales.


A UMA Copanhia, Mariana Muñiz y toda la producción, un agradecido hasta la próxima, desde aquí, siendo mi aquí siempre tan cambiante.








1 comentario:

IMPRÓDROMO dijo...

Sólo de leer babeo, me antojaste todo Arquetipos. Pero sé que ya degustaremos otros platillos gourmet, cierto?